Traductor

domingo, 7 de marzo de 2021

La mamá elefante

Hace unos años se dio en el zoológico de Colonia, Alemania, el nacimiento de un bebé elefante, y unas semanas después se dio otro nacimiento, ya se imaginarán el gran alboroto que causó y las cientos de visitas de los "curiosos" que querían ver al bebé.

Yo cuando escuché la noticia me dio tristeza de saber que ese ser que está creado para ser libre había nacido en cautiverio, aunque el Zoológico tiene todas las "comodidades" para los que ahí habitan, no dejan de estar encerrados y alejados de su hábitat natural, recordé la última vez que fui,  fue hace 4 años por insistencia de mi hija y su papá que quería ver animalitos, ya que le encantan, y es muy amorosa con ellos, así que accedí y fuimos, la entrada bastante cara para empezar, ya que, según la administración, es para darles calidad de vida a los animales...

Durante todo el recorrido veía y sentía la apatía y desgano de estos pobres seres encerrados para beneplácito humano, dando vueltas sin cesar o tambaleándose de un lado a otro en señal de ansiedad...aquí pueden ver algo al respecto.

Y si estuvieras tú ahí dentro alejado de tu familia y entorno solo para que algunos paguen para ver qué lindo eres, ¿te gustaría?, en fin, el recorrido lo guié hacia el área de juegos donde estuvimos hasta que se hizo hora de marcharnos.  "Pasarlo bien" a costa de ellos, me hizo sentir como quien tira del dardo para dormir a los animales logrando así capturarlos para engordar zoológicos y circos...y lo peor, tomarse una foto...

Todo esto lo recordé al escuchar, tristemente por la radio, que el primer bebé elefante había muerto... su madre no le prestaba ninguna atención, tenían que cuidarlo y darle de comer las personas del Zoo, sin embargo unos días después murió, y, por desgracia, el segundo bebé elefante murió también... claro, hay otros que sí han vivido...

Más allá de buscar o conocer los motivos de estas muertes, me detengo a reconocer estos sucesos que me llevaron a tomar consciencia sobre esto y otras cosas más y así poder enviar desde mi sentir un mensaje a mi hija pequeña:

- Los animales NO son para diversión del ser humano.

Y ¿cómo puedo tomar consciencia?

- No acudiendo a ningún tipo de evento donde haya animales, llámese, acuario, zoo, circo, pasear en caballo, camello (una vez lo hice "para la foto" y me sentí fatal después) etc., si estos lugares estuvieran vacíos, ya no sería un negocio redituable y dejarían de capturarlos o pescarlos.

- Si se consume carne, hacerlo solo con productos BIO ya que los animales han vivido de una manera adecuada, con alimentación adecuada y una vida en libertad y respeto, estos productos cuestan el doble, pero los animales no son maltratados ni viven encerrados, se desarrollan en plenitud y libertad.

- No utilizar productos donde utilicen animales para su elaboración y experimentación, esto a veces es difícil de saberlo ya que no lo escriben en la etiqueta, solo cuando alguna organización pro animal lo saca a la luz.

- Si se tiene una mascota, sea cual sea, preguntarse ¿para qué la tengo?, ¿para cubrir mis necesidades de soledad?, para que mis hijos tengan algo para "entretenerse", ¿como compañía? Mi hija me ha pedido en diversas ocasiones tener una mascota, un perro, accedí cuando ella tenía 6 años, pero la divinidad lo planea todo, ambas somos alérgicas a los perros.  
Así de sencillo se resolvió, sin embargo, se tejen vínculos con ellos y fue difícil regresarlo a su dueño original, quien le encontró una familia en donde vive actualmente, no fue abandonado a su suerte, como sucede en muchos casos... Sin embargo si la tienes por amor, o porque la rescataste, la cuidas, proteges y le brindas lo necesario viendo a ese ser como lo que es, un ser que merece ser respetado, cuidado y amado, ese pequeño ser está en el lugar donde debe estar.

- Y qué decir del plástico, que tanto daña a los seres del reino animal y vegetal... aquí te dejo algo al respecto...

Estas y muchas cosas más podemos hacer para que nuestro planeta, nuestra comunidad, nuestra familia y nuestra vida sean dignas de vivirse, de disfrutarse y sobretodo de empatizar y lograr empoderarnos, de transmitir a las nuevas generaciones una nueva consciencia de respeto y amor por este, nuestro planeta y los seres que en él habitan...
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus palabras